--

AUDITORIO MANUEL DE FALLA

La idea de levantar lo que sería con el tiempo el "Centro Manuel de Falla" tiene no solo una larga historia, sino una larga evolución desde su origen hasta sus resultados finales: el primer paso se dio en 1962 cuando el Ayuntamiento de Granada decidió adquirir el "carmen" cerca de la Alhambra donde residió el compositor hasta 1939 para convertirlo en museo. El siguiente paso fue la idea de construir un auditorio para el Festival Internacional de Música. Una solemne sala de conciertos concebida únicamente como "paraguas" del festival no hubiera sido el tipo de idea que don Manuel hubiera aceptado. Se tomó la decisión de reducir el tamaño del Auditorio, de hacerlo lo más versátil posible, y de incluir un programa integrado por aulas, seminarios, estudios y zonas para exposiciones así como espacios para instalar los archivos y la biblioteca de don Manuel.

El objetivo final consistió pues, no en levantar un monumento, sino en construir algo "útil" para la ciudad. Granada necesitaba una sala de conciertos moderna y proporcionada.

El Centro Manuel de Falla se compone fundamentalmente de:

  1. La Casa Museo
  2. El centro de estudios. Biblioteca, archivo, fonoteca. Sala de conferencias. Nueve aulas-seminario. Nueve estudios insonorizados. Zona para exposiciones. Dirección y administración.
  3. El Auditorio. Vestíbulo, bar, guardarropas, servicios. Sala de conciertos, escenario regulable. Vestuarios generales para orquesta. Sala de descanso. Cuatro camerinos. Sala de directores y solistas. Almacenes y servicios técnicos.

La construcción del Centro originó dos tipos de problemas: los creados por la propia función del edificio, es decir, el diseño perfecto para una sala de conciertos y por otra, problemas intelectuales ya que Manuel de Falla era un hombre grande y humilde.

La arquitectura del Centro debería reflejar su personalidad: austeridad, perfección conceptual y economía de medios. Uno de los principales factores que incidieron en el diseño fue la preocupación de integrarlo con sensibilidad en el paisaje. El Centro Manuel de Falla es el primer edificio importante erigido en la colina de la Alhambra desde que en 1527 se construyese en Palacio de Carlos V.

El resultado es un edificio alargado, con una silueta irregular que apenas sobresale de las copas de los árboles y con gran parte del mismo bajo tierra. El exterior presenta un mínimo de hormigón combinado con hermoso ladrillo rosado y quebradas cubiertas de teja patinada. No se perdió ningún árbol importante de los jardines y las hiedras cubren sus muros.

Capacidad: como resultado de un minucioso estudio preliminar sobre las principales salas de conciertos existentes se llegó a determinar la relación óptima entre el volumen de aire interior y la capacidad del Auditorio para obtener las mejores condiciones acústicas (8 a 10 metros cúbicos por persona). Estas razones condicionaron el estudio del Auditorio con vistas a prever una adaptabilidad máxima. Se determinaron dos salas separadas por cortinas. El escenario coloca parte de los espectadores detrás de la orquesta. La unidad visual del alargado espacio ha sido obtenida suspendiendo del techo acústico de madera cuatro curvas y rítmicas hileras de grandes faroles andaluces.

Todos los accesos a las salas se encuentran situados a nivel del vestíbulo de entrada. Todos los accesos han sido diseñados como "esclusas acústicas" para conseguir el más riguroso aislamiento.

Las zonas para uso de los actuantes se localizan en un nivel inferior, con circulación independiente de las del público y comprenden salas de descanso y vestuarios para la orquesta además de cuatro camerinos individuales para directores y solistas.

El Auditorio se haya dividido en dos partes, "delante" y "detrás" de la orquesta.

Ha sido demostrado por la experiencia que las salas estrechas son, por lo general, mejores que las anchas desde el punto de vista acústico; se decidió, evitar suspender reflectores de sonido sobre la orquesta. El techo del Auditorio es quien unicamente refleja el sonido hacia el escenario y hacia los dos grupos de espectadores. El techo, se encuentra dividido en pequeñas superficies convexas cuidadosamente diseñadas para obtener la máxima difusión del campo sonoro. Muy importante fue la elección de los materiales de revestimiento y su empleo, según sus diferentes cualidades de absorción.

El tiempo de reverberación adecuado para la música sinfónica debe aproximarse a los dos segundos.

Aunque la finalidad primordial del Auditorio Manuel de Falla es la música, está prevista su utilización para congresos y conferencias, por consiguiente de acuerdo con los criterios de cierto número de expertos se definió una reverberación de 1'85 segundos.

Dado que el tapizado de los asientos y la ropa de los espectadores absorben más las frecuencias medias y las altas, se necesitaron elementos de equilibrio para las bajas frecuencias, que fueron obtenidos mediante los paneles curvos de madera del techo. El diseño de estos paneles puede ser considerado como el símbolo de la profunda colaboración entre el arquitecto y el asesor acústico.

El escenario cubre una superficie de más de 180 metros cuadrados, suficiente para una orquesta sinfónica con coros. Bajo el mismo se encuentra un amplio espacio de almacenamiento equipado con una plataforma elevadora de pianos.

La zona en la que se sitúa la orquesta puede ser subdividida mediante "podiums" modulados para permitir su adaptación a seis posibilidades básicas: música sinfónica, música de cámara, recitales, ópera de cámara, teatro y congresos.

El órgano, proyectado con la amplitud de registros para la interpretación desde el barroco a la música contemporánea, se sitúa en la pared izquierda del escenario de manera que siempre puede ser utilizado.


Descargar .pdf
Plano Auditorio Manuel de Falla | Septiembre 2010


Descargar .pdf
ACTUACIONES DE REHABILITACION Y REFORMA DEL AUDITORIO MANUEL DE FALLA

Instalaciones y servicios.

El Auditorio Manuel de Falla ofrece una programación musical propia y gestiona sus instalaciones compuestas fundamentalmente de:

1.- Casa-Museo Manuel de Falla.

2.- Auditorio, con una sala de conciertos que cuenta con una de las mejores acústicas a nivel internacional y con 1.240 butacas. Escenario regulable, vestuarios, sala de descanso, cafetería, cuatro camerinos para director y solistas, almacenes y servicios técnicos. 

3.- Espacios para el desarrollo de actividades culturales y educativas: Salas de Exposiciones. Exposición permanente Universo Manuel de Falla. Sala “Rosa Sabater”.

4.- Además es sede del Archivo Manuel de Falla y de la Orquesta Ciudad de Granada.

Biblioteca- Exposición permanente, Universo Manuel de Falla

Esta sala, ubicada dentro del Auditorio Manuel de Falla, incluye una cuidada selección del fondo original que conserva el Archivo Manuel de Falla, trazando un emotivo recorrido por la vida y la obra del compositor que permite profundizar en los valores éticos y artísticos que conformaron su rica y compleja personalidad. Cuenta, además, con testimonios filmados y sonoros de Falla.

La sala permanece abierta durante los conciertos en el Auditorio. También se puede concertar la visita en el teléfono 958 22 83 18.

Aula Rosa Sabater

El por qué de la denominación Sala "Rosa Sabater" es debido a esta placa conmemoraritiva en azulejo granadino:

AULA "ROSA SABATER"
El Curso Manuel de Falla
en memoria de su profesora
1984

Ella fue una de las fallecidas en el accidente aéreo de AVIANCA en noviembre de 1983 en Madrid.